Entre olas, oraciones y fraternidad: la emotiva convivencia de los Seminaristas Diocesanos 2023


Queridos lectores,

Con gran emoción les compartimos un capítulo lleno de gratitud y hermandad en la historia de nuestros queridos seminaristas diocesanos. Diciembre de 2023 no solo marcó el fin de un año, sino también la culminación de una experiencia compartida que ha dejado huellas imborrables en los corazones de estos jóvenes apasionados por su vocación.

Vacaciones compartidas, más que un descanso y una experiencia espiritual

Las vacaciones son siempre un tiempo anhelado, pero para nuestros seminaristas, estas no fueron solo unas vacaciones ordinarias. Después de un año de esfuerzo, estudio, trabajo pastoral y oración los días de convivencia fueron de profunda conexión, risas compartidas y crecimiento espiritual. La convivencia anual, tan esperada, se convirtió en un viaje sagrado hacia la amistad, la reflexión y la comunión.

El escenario perfecto: balneario Reta y la capilla Sagrada Familia de los Agustinos Recoletos

Ubicado en la provincia de Buenos Aires, la hermosa costa del balneario Reta se convirtió en el lienzo de las memorias que se tejieron durante esos días. La Capilla Sagrada Familia de los Agustinos Recoletos fue más que un lugar de alojamiento; se convirtió en un refugio espiritual donde la oración y la camaradería se entrelazaron de manera única.

Encuentro con el mar, la pesca y la vida comunitaria

Las olas del mar fueron testigos de momentos de diversión y seriedad, de risas y reflexiones. Desde jornadas de pesca hasta tardes compartidas con el mate bajo el sol, cada día fue una aventura única. La vida comunitaria floreció, fortaleciendo los lazos que unen a estos seminaristas y creando recuerdos que perdurarán a lo largo de sus caminos de fe.

Regreso a casa para la Navidad: corazones llenos de gratitud

Acompañados por nuestro Obispo Fray Carlos María Domínguez y después de 10 días llenos de experiencias enriquecedoras, los seminaristas regresaron a casa para celebrar la Navidad con sus familias. Este regreso no solo marcó el fin de la convivencia anual, sino también el comienzo de un nuevo capítulo en sus vidas. Llenos de gratitud por los días compartidos, llevaron consigo el espíritu de unidad y amor que habían experimentado.

Desde LLAMADOS.AR, celebramos estos momentos de unión y crecimiento. Nuestros seminaristas al regresar a sus comunidades, llevan consigo no solo recuerdos de un balneario soleado sino también el calor de la comunidad y la fuerza de la oración compartida.

Sigamos acompañando a estos jóvenes elegidos en su camino de formación con nuestra oración y ayuda material. En cada experiencia, en cada ola del mar, encontramos la promesa de un futuro lleno de servicio y devoción.

Con gratitud y alegría.
EQUIPO DE LLAMADOS.AR

Comparte si te ha gustado
Scroll al inicio