Los seminarista sembraron amor y esperanza en enero. Enterate cómo y dónde


Queridos lectores…

Hoy queremos compartir con ustedes una experiencia conmovedora que tuvimos el privilegio de presenciar en la Parroquia Asunción de la Virgen, en la pintoresca ciudad de Monte Comán. Los seminaristas diocesanos, guiados por un deseo ferviente de compartir amor y fe, llevaron a cabo la misión anual entre el 1 y el 7 de enero de este año y fue un evento que tocó los corazones de toda la comunidad.

Un vínculo de cercanía: visitas a los hogares

La misión comenzó con un gesto simple pero poderoso: decidieron en el plan de la misión visitar las casas de los feligreses. Este acto de humildad y conexión personal estableció un vínculo especial entre la comunidad y estos jóvenes apasionados por la fe. En esos encuentros, compartieron historias, ofrecieron oraciones y fortalecieron el lazo entre la iglesia y sus miembros.

Jornadas llenas de alegría y aprendizaje

Las dependencias de la parroquia se convirtieron en un epicentro de actividad y aprendizaje. Organizaron actividades para niños y jóvenes, creando un espacio donde la risa resonaba y la esperanza florecía. Desde juegos interactivos hasta lecciones inspiradoras, cada momento fue una oportunidad para sembrar las semillas del evangelio.

Celebrando la magia de la Navidad y los Reyes Magos

La época navideña trajo consigo una explosión de creatividad y espíritu festivo. Prepararon una presentación navideña que cautivó a la comunidad. Con canciones llenas de alegría y una dramatización conmovedora, compartieron el mensaje de la Navidad y la llegada de los Reyes Magos de una manera única y emotiva.

La celebración de la Eucaristía con la presencia del Obispo Diocesano

Uno de los momentos más destacados de la misión fue la celebración de la Eucaristía, presidida por nuestro Obispo Diocesano, Fray Carlos María Domínguez. La comunidad se unió en oración, agradeciendo la presencia de nuestro líder espiritual, sucesor de los apóstoles. Fue un recordatorio palpable de la conexión profunda que existe entre la iglesia local y la diócesis.

El éxito: una comunidad llena de gratitud

Al finalizar la misión, el párroco, los seminaristas y la comunidad compartieron un sentimiento común: la misión había sido un éxito. Las expresiones de gratitud y alegría llenaron el aire, reflejando el impacto positivo que tuvo en la vida de todos los involucrados.

En resumen, la misión en la Parroquia Asunción de la Virgen de Monte Comán fue más que una serie de eventos; fue un encuentro auténtico con la fe, la esperanza y el amor. A través de las acciones, los seminaristas demostraron que el evangelio, el servicio y la dedicación son las piedras angulares de una comunidad unida y vibrante.

Esperamos que esta narrativa les haya transmitido una pequeña porción de la magia que presenciamos durante esta misión. Sigamos inspirándonos mutuamente a través de historias que nos recuerden la belleza de la fe en acción.

EQUIPO DE LLAMADOS.AR

Comparte si te ha gustado
Scroll al inicio